CARÁCTER PROPIO

Los Centros Vicencianos definen su misión educativa, orientada al desarrollo integral de la persona,según el Evangelio y con un estilo propio.

Como escuela cristiana, nos proponemos presentar el mensaje de Jesús y la Religión Católica en la realidad socio-cultural actual, como expresión de nuestra identidad y vocación evangelizadora.

Como escuela vicenciana, inspirada en nuestros fundadores, Vicente de Paúl y Luisa de Marillac,basamos nuestro esfuerzo en la integración social de los alumnos, la sensibilización por los necesitados y la valoración del saber para servir mejor a los demás.

PRINCIPIOS EDUCATIVOS:

Formación integral de los alumnos de acuerdo con una concepción cristiana de la persona, la vida y el mundo. Opción por los más débiles.

Vivencia de los valores evangélicos, a través de los cuales revelamos que Dios nos ama.

Compromiso por la justicia y la solidaridad universal, con una participación activa en la transformación y mejora de la sociedad.

Relaciones y clima educativo basados en la acogida y la sencillez.

Respeto a la vida y a la naturaleza.

ACCIÓN EDUCATIVA:

 Educación integral, desarrollando todas las dimensiones del alumno/a, para que todos y cada uno alcancen la excelencia conforme a sus posibilidades, en un ambiente de trabajo, responsabilidad y esfuerzo.

Atención a la diversidad.

Educando de manera personalizada, prestando especial atención a la acción tutorial y al servicio de orientación. • Formando en el respeto a la pluralidad étnica, cultural y religiosa para promover la integración social.

Compromiso social, dando a conocer los valores y contravalores de nuestra sociedad plural, analizando la realidad con sentido crítico y comprometiéndonos por la justicia y promoción de los más necesitados a través de acciones concretas.

Relaciones cercanas y de colaboración, propiciando un ambiente de cercanía, acogida, confianza y alegría.

Fomentamos el aprendizaje cooperativo, que potencia la convivencia, el diálogo, la participación, el respeto y la colaboración.

La presencia de los educadores está basada en una relación de cercanía, disponibilidad, con un estilo coherente y de calidad.

Educación en la fe, armonizando la fe y el conjunto de saberes, valores actitudes y comportamientos para favorecer la síntesis personal entre fe, cultura y vida.

Acompañamos a los alumnos en su proceso de maduración en la fe a través de JMV.